Los 6 Barrios LGBT de Madrid

La vida LGBT se extiende por Madrid más allá de Chueca. A poco de convertirse en la sede del próximo Gay Pride Mundial, Madrid luce más rosa que nunca. La diversidad está ganando terreno en la cultura gay, por lo que más allá de Chueca, hay “vida rosa de nueva hornada” por todo Madrid.

Chueca sigue siendo un referente de barrios gays a nivel internacional, sin embargo la vida LGBT se expande a otros barrios alternativos de la ciudad como La Latina, Malasaña, Conde Duque, Letras y Lavapiés. Conócelos todos!

Si quieres ver una ruta por el Madrid Histórico en 2 días pincha aquí.

 

CHUECA

Chueca es el precursor, la madre de la libertad LGBT en España. El que fuera un barrio deprimido del centro de Madrid se vio regenerado gracias a los nuevos vecinos que llegaron al barrio. Con amor, libertad y simpatía, Chueca se convirtió en uno de los lugares más conocidos de Madrid y de Europa. Vanguardista en tendencias y siempre dispuesto a reinventarse, la modernidad de Madrid llegó gracias a este barrio y a su comunidad LGBT.

Un barrio de calles estrechas llenas de tiendas de vanguardia y de locales con la mente abierta. Sus dos ejes son las plazas de Pedro Zerolo (antes llamada Vázquez de Mella) y la Plaza del Rey, donde se ubica el conocido hotel Room Mate Oscar, un referente del barrio. Chueca limita con la calle Fuencarral, donde empieza el barrio de Malasaña.

madrid-calle-chueca-moto

 

Para comer, hay opciones de todo tipo: desde la cocina mediterránea de mercado de La Cocina de San Antón, los menús asequibles del restaurante gay Vivares, el “estilo libre latino” de La Candelita,  las tapas del Mercado de la Reina, las hamburguesas de Home Burguer o el estilo cañí (típico y floclorico) de El Tigre.

Para un ambiente más sofisticado, destaca la terraza del hotel Room Mate Oscar, lugar favorito de celebrities fuera del armario; el renovado Ricks con música comercial de calidad y abierto hasta tarde; el bar de copas Studio 54, los domingos de Chicote con sus cócteles y sesiones matinales a cargo de DJs top; o afters canallas, como el Why not?, para seguir sin límites. Para saber más del Madrid nocturno pincha aquí.

MALASAÑA

Cómo decíamos, cruzando la calle Fuencarral parece que seguimos en Chueca, pero no. Hemos cruzado al hermano mayor (en tamaño) Malasaña. Centro neurálgico hipster de Madrid y de la Movida Madrileña en los 80.

Verás la diferencia en que Malasaña es menos sofisticado pero tiene más movimiento y diversidad cuando veas cómo conviven los tattoo shops con los locales de gin tonics, mientras un cliente sale de un bar de los de toda la vida para entrar en una tienda de juguetes gay.

malasana-bar-gay-hipster-madrid

El barrio se estructura alrededor de la plaza del Dos de Mayo y llegando hasta la zona comercial de Gran Vía y limitando al Oeste con el barrio de Conde Duque, conforma un barrio muy amplio, lleno de tiendas y locales que descubrir.

Para comer algo te puedes pasar por Casa Fidel o La Lirio, tomarte un café en Toma Café o en el increíble Ojalá, con un sótano con arena de playa y cojines en el suelo. Más tarde tomarte una caña en La Bicicleta, un Gin Tonic en La Realidad o un cóctel en el Picnic y terminar con las buenas vistas de la terraza del Gymage en la Plaza de la Luna.

CONDE DUQUE

Durante muchos años el hermano pequeño de Malasaña, en los últimos años ha ganado una personalidad propia un tanto bohemia. Un barrio con tiendas con un aire a boutique mezcladas entre locales totalmente underground, Conde Duque es un lugar que no deberías pasar por alto en tu visita a Madrid.

Cruzando la calle San Bernardo, Malasaña se convierte en Conde Duque, calles sin apenas tráfico, mucho más estrechas y con una paz que te permite parar a disfrutar de cada joya oculta en sus pocas calles.

Revitalizado gracias al Centro Conde Duque, un antiguo cuartel militar del siglo XVIII, reconvertido en un enorme espacio que acoge las últimas tendencias en música electrónica, arte moderno y conciertos de calidad, Conde Duque está a un paso de la Plaza de España y los jardines del Templo de Debod.

Come en el María Bonita, y pídete un mezcal mexicano; toma el brunch en MÜR Café sentado en uno de sus sofás Chester; vete a un concierto al Café La Palma y si te quedas con ganas , visita la cara underground de Conde Duque: el Peruano del Mercado de los Mostenses o el Chino del Parking de Plaza España (sí, en el subsuelo).

 

miniatura-mapa-barrios-gay-madrid-2

 

 

LAVAPIÉS

El barrio más dinámico de Madrid. Mezcla de culturas y de locuras.

Un antiguo barrio deprimido de Madrid donde sólo querían vivir inmigrantes se ha convertido en el nuevo centro neurálgico de todos los movimientos creativos y culturales de la ciudad. Se le puede llamar el nuevo Chueca por la explosión de colores e ideas de libertad que unen a sus vecinos y visitantes.

Gracias a su gran comunidad africana y asiática, es el lugar de Madrid donde literalmente se puede encontrar de todo. Acoge al Museo Reina Sofia, el museo más visitado de España, y la Casa Encendida, centro cultural para aprender desde Street Dance hasta literatura griega.

Las obras de teatro más transgresoras los puedes encontrar aquí, así como ser protagonista de un intercambio de parejas en el club de sexo The Ring.

lavapies-arte-callejero-madrid

Lleno de sitios para tomar el vermú, la calle Argumosa sirve de punto de partida para visitar la infinidad de bares con personalidad: el Automático, Amor Voodoo, Tribuletxe, La Chilostra… visitar el mercado de San Fernando, seguir a por una copa a la Escalera de Jacob y terminar de noche en el Juglar o en el fetish gay club ATTACK.

Los Domingos y festivos se une al barrio de La Latina para acoger El Rastro, el evento más querido por los habitantes de Madrid, donde se puede viajar en el tiempo para comprar cualquier antigüedad o pedir que nos escriban poesía en directo al ritmo de música callejera.

 

LA LATINA

El barrio más antiguo de Madrid. Entre monumentos con siglos de antigüedad encontramos locales excavados en cuevas, tapas con renombre, gente que recuerda a programas de televisión y mucho mucho canalleo.

En este barrio se come de pinchos y tapas. Juana la Loca tiene fama de tener el mejor pincho de tortilla, pero pruébalo también en el Txirimiri. Para más tapas el Lamiak. Sorpréndete con la variedad de hamburguesas veganas del Viva Burguer; toma un mojito y un bizcocho casero en el Delic y después vete de Drag Queens al Berlin Cabaret.

el-viajero-terraza-la-latina

Para actividades alternativas visita el Campo de Cebada, una plaza autogestionada en la que puede pasar de todo. Ubicada en un solar conjunto al Mercado de la Cebada, fue adoptada por los vecinos en medio de la crisis inmobiliaria.

Si te agobia mucho las calles estrechas de la Edad Media, siempre puedes bajar la calle Segovia hasta llegar a Madrid Rio. Espacios abiertos para patinar, montar en BiciMad o jugar con sus columpios para adultos.

 

LAS LETRAS

Terminamos con el barrio de las Letras. Muy próximo a Chueca, tan sólo hay que cruzar la Gran Vía para llegar a un barrio histórico de Madrid habitualmente invadido por turistas de todo tipo.

El alto alquiler de viviendas en Chueca hizo que Letras se convirtiese en una extensión para residir sin alejarse demasiado. Poco a poco locales con carisma han ido apareciendo mezclados entre otros mainstream enfocados solo a turistas.

Destaca la terraza The Roof del hotel ME, con vistas de todo el centro de Madrid. En la misma manzana, el gimnasio Metropolitan Palacio Santa Ana es un buen sitio para relajarse en su Spa.

terraza-roof-me-letras-madrid

Los Gatos es un “must” si se quieres conocer un bar de toda la vida con encanto, se encuentra en un lugar privilegiado, junto al hotel Palace y el Congreso de los Diputados. Puedes comer en la Mucca y tomar un café Ganz Café o un té en Matilda, antes de visitar el CaixaForum.

Para la noche, puedes decantarte por los fabulosos conciertos de Jazz de Café Central o la eléctrónica vanguardista del Mondo, uno de los mejores clubs de electrónica de Madrid.

 

También te puede interesar:

Madrid Histórico en 2 días, para conocer los monumentos.

Si quieres saber más sobre el Madrid Nocturno pincha aquí