LGBT

A lo largo de los últimos años, Madrid se ha convertido en uno de los destinos preferidos por la comunidad gay a nivel mundial.

Las razones son evidentes: la capital española a parte de considerada un destino turístico y cultural de primer orden, es una ciudad divertida, acogedora y tolerante que tiene mucho que ofrecer al turismo LGTBI.

La legislación española es una de las más avanzadas en la protección de los derechos homosexuales y eso, unido a los multiples atractivos que ofrece Madrid, hacen que ésta sea una ciudad en la que todo el mundo se siente bien acogido. Para los turistas gays Madrid ofrece uno de los barrios más emblemáticos entre el colectivo, Chueca. Un barrio tradicional reconvertido en epicentro de la modernidad, de la última en moda y diseño, y en el que no faltan divertidas fiestas y buena gastronomía.

Vecinos de toda la vida conviven en la zona con otros recién llegados y todos con los miles de visitantes que llegan diariamente atraídos por la oferta cultural, de ocio y de compras que ofrece Chueca en torno a las principales calles del barrio, como Fuencarral y de Hortaleza. Afortunadamente, Chueca no es una prisión, y la diversidad se está expandiendo por toda la ciudad, tomando todos los barrios del centro.

Fusionado al desarrollo del barrio de Chueca y a su amplia oferta de cultural y de ocio, Madrid organiza el que es calificado por muchos como “el mejor Orgullo del Mundo”. Como reconocimiento a esta celebración, ha ganado en dos ocasiones el título al “Mejor evento gay del mundo” y ha sido nombrada epicentro del World Pride 2017.

Las conocidas Fiestas del Orgullo se caracterizan por una semana en la cual todo Madrid centro, y no sólo Chueca, explota de actividad y de ganas de diversión, de banderas arcoiris y de gente venida de todo el mundo dispuesta a exprimir la ciudad y la fiesta al máximo. Todo Madrid se implica en una semana en la que divertirse es el objetivo.

Pero desde luego, Madrid no sólo es Chueca y Chueca no sólo es fiesta. Tanto la ciudad como el barrio ofrecen a los turistas lgbt una multitud de atractivos que van más allá: algunos de los mejores museos de arte del mundo, diversidad y calidad grastonomica, un cielo que luce azul casi todo los días del año, la movida madrileña y la energia que tanto caracterizan la ciudad, el frescor y el verde de los parques; calles alternativas repletas de moda, íntimas y antiguas librerías, diversidad en actividades deportivas… En definitiva, Madrid es para todos.